Liposucción.

La liposucción o lipoescultura es una intervención que remodela la figura en aquellas zonas del cuerpo que se ven afectadas por una acumulación de grasa excesiva que no desaparecen ni con régimen alimenticio ni con ejercicio físico.

La liposucción no es un tratamiento de la obesidad, sino que está destinada a corregir aquellas regiones corporales en las cuales persisten acúmulos grasos. Mediante esta técnica se puede aspirar grasa de distintas partes del cuerpo: caderas, muslos, rodillas, tobillos, brazos, abdomen, cara, etc. En algunas ocasiones es complementaria a otras intervenciones como la abdominoplastia, el lifting facial, etc.

La lipoescultura no mejora la celulitis ni la piel de naranja, ya que no es un tratamiento destinado a mejorar la calidad de la piel, sino a eliminar volumen.

Para poder realizar una liposucción en un paciente es necesario que no exista un sobrepeso acusado y que la piel tenga elasticidad suficiente para que no se descuelgue al reducir el volumen de la zona tratada. Una piel que no se adapte puede provocar resultados poco estéticos.

Desde su introducción se han producido modificaciones y novedades en lo referente a cánulas, aspiradores, anestesia, y sobre todo, indicaciones más precisas.

Actualmente la mayoría de las intervenciones se realizan bajo anestesia local o loco-regional. Las cánulas son de pequeño diámetro permitiendo realizar liposucciones superficiales con escaso riesgo de irregularidades. La intervención se realiza de forma ambulatoria en prácticamente todos los casos.

  • Tiempo quirúrgico

    1 a 3 horas

  • Anestesia

    Local y sedación o general

  • Hospitalización

    Según el caso

  • Recuperación

    4 a 15 días

+34 951 404 355

Llámanos y pide tu cita

Indicaciones

Los candidatos ideales para someterse a una liposucción son aquellas personas que poseen un peso relativamente normal pero que tienen acúmulos de grasa en áreas localizadas. Aunque es importante, para obtener un contorno final óptimo, poseer una piel firme y elástica.

La liposucción no está recomendada si se ha tenido una cirugía reciente en la zona a tratar, si se tiene mala circulación en esa zona o si se padecen problemas cardiacos o respiratorios.

Durante la primera consulta, el cirujano evaluará el estado general del paciente, los depósitos de grasa existentes y el tono y firmeza de la piel. Se le explicarán los métodos alternativos para mejorar el contorno corporal, como la abdominoplastia, y se discutirán las opciones o la combinación de procedimientos que sean mejor para cada caso.

Intervención

Para llevar a cabo la liposucción se realiza una incisión de apenas dos o tres mm que casi nunca precisan sutura. A través de esas pequeñas incisiones se inyecta una cantidad determinada de suero. De esta manera, se introduce la anestesia local y se impide que se produzca una hemorragia.  Una vez anestesiada la zona y seguros de que no va a sangrar se introducen unas pequeñas cánulas muy finas con aspiración para ir eliminando la grasa poco a poco. Una vez que hemos eliminado la cantidad de grasa necesaria y la zona toma el aspecto y volumen deseado, pasamos a otra zona y así sucesivamente.

Las incisiones son pequeñas (3 ó 4 milímetros) y discretas, casi siempre ocultas en un pliegue natural del cuerpo. La grasa se aspira con cánulas romas, creando una red regular de túneles que respetan los vasos sanguíneos y los nervios: se trata la grasa superficial y profunda.

Si el paciente ha perdido bastante sangre o líquido durante la operación, es posible que necesite una reposición de líquidos por vía intravenosa o, en raras ocasiones, una transfusión de sangre.

Tras la cirugía, se aplican vendajes y fajas de compresión para mantener la presión sobre el área y detener cualquier sangrado, al igual que para ayudar a conservar la forma.

La duración de la liposucción o lipoescultura oscila entre 45 y 120 minutos, en función de las zonas a tratar. Es una intervención quirúrgica que se realiza en quirófano bajo anestesia local y sedación en la mayoría de los casos, pudiéndose realizar con anestesia general si el anestesista o la paciente así lo deciden. El paciente se puede marchar a casa después de pasar unas horas controlado en la clínica o puede permanecer ingresado durante 24 horas.

Recuperación

Tras la cirugía se colocará una faja, medias o vendaje elástico sobre la zona tratada para controlar la hinchazón y el sangrado y para ayudar a la piel a adaptarse al nuevo contorno. Suele ser necesario llevarlo durante 2 ó 3 semanas, y luego sólo durante el día unas semanas más, dependiendo de las instrucciones de su cirujano plástico. El paciente notará hinchazón, pueden aparecer hematomas, entumecimiento y dolor, pero esto se puede manejar con medicamentos. También pueden administrarse antibióticos para prevenir la infección.

Se aconseja al paciente que comience a caminar lo más pronto posible después de la cirugía para ayudar a prevenir la formación de coágulos sanguíneos en las piernas, pero es mejor evitar actividades intensas durante 2-4 semanas.

Tres o cuatro días después de la liposucción el paciente se siente mejor y puede regresar al trabajo al cabo de unos pocos días después de la intervención. La hinchazón y los hematomas por lo general desaparecen al cabo de tres semanas; sin embargo, aún puede tener algo de hinchazón algunos meses después.

Resultados

Se apreciarán los primeros resultados en el primer par de semanas; sin embargo, la mejoría no se hará más visible hasta aproximadamente 4 ó 6 semanas después de la cirugía.

Los resultados pueden ser permanentes, siempre y cuando mantenga una dieta adecuada y practique ejercicio periódicamente. Si usted gana peso lo hará de manera más homogénea y no sólo en los depósitos localizados de grasa. La mayoría de los pacientes están muy satisfechos con los resultados de su liposucción y están más satisfechos con su cuerpo.

¿Quién puede realizarse una liposucción?

Los candidatos ideales para someterse a una liposucción son aquellas personas que poseen un peso relativamente normal pero que tienen acúmulos de grasa en áreas localizadas. Aunque es importante, para obtener un contorno final óptimo, poseer una piel firme y elástica.

La liposucción no está recomendada si se ha tenido una cirugía reciente en la zona a tratar, si se tiene mala circulación en esa zona o si se padecen problemas cardiacos o respiratorios. En los casos de pacientes con sobrepeso exagerado, es mejor tratar su obesidad antes de realizar la liposucción.

¿Es igual que una abdominoplastia?

Aunque ambos procedimientos se utilizan para la mejora estética, son muy diferentes. La liposucción elimina los depósitos de grasa y no sólo se realizar en el abdomen; también puede realizarse en otras partes del cuerpo como muslos, caderas, brazos, espalda y cara. Mientras que una cirugía estética de abdomen o abdominoplastia elimina la piel sobrante y actúa los músculos dañados que hacen que el estómago sobresalga. Ningún procedimiento se hace para bajar de peso.

Su cirujano plástico, tras una primera consulta, le dirá cuál es el procedimiento más adecuado en su caso puesto que depende de muchos factores.

¿La liposucción me ayudará a adelgazar?

Debemos tener claro que la liposucción no es un tratamiento para adelgazar sino un método para mejorar el contorno corporal. Elimina los acúmulos de grasa que se resisten al ejercicio y la dieta sana.

¿Qué riesgos existen en la lipoescultura?

La liposucción está considerada una intervención quirúrgica segura y con un índice muy bajo de complicaciones siempre y cuando se realice por especialistas cualificados y con los medios adecuados.

Aunque son muy infrecuentes, puede haber variación de la sensibilidad de la piel durante un cierto período de tiempo; persistencia de la inflamación, cambios de coloración e irregularidades en el contorno de la piel tras el periodo de recuperación habitual, infección de las heridas o sangrado excesivo.

¿Es igual que una liposucción?

Ambas intervenciones, liposucción y abdominoplastia, son tipos de cirugía plástica que reforman el abdomen para darle un aspecto más delgado y más liso.

Aunque ambos procedimientos se utilizan para la mejora estética, son muy diferentes. La liposucción solo elimina los depósitos de grasa, mientras que una cirugía estética de abdomen o abdominoplastia elimina la piel sobrante y actúa los músculos dañados que hacen que el estómago sobresalga. Ningún procedimiento se hace para bajar de peso. La liposucción también puede realizarse en otras partes del cuerpo como muslos, caderas, brazos, espalda y cara.

Su cirujano plástico, tras una primera consulta, le dirá cuál es el procedimiento más adecuado en su caso puesto que depende de muchos factores.

¿Los resultados son para siempre?

Los resultados pueden ser permanentes, siempre y cuando mantenga una dieta adecuada y practique ejercicio periódicamente. La mayoría de pacientes que se someten al tratamiento se muestran muy satisfechos con el resultado logrado.

Pide cita

GALERÍA DE FOTOS

Visita las fotos de Antes y Después de nuestros tratamientos de cirugía corporal

PAGA HASTA EN 12 MESES

Essentia Clinic te ofrece la financiación de tu tratamiento.

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. En clinicaesteticamarbella.com utilizamos cookies, si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. more information

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. En clinicaesteticamarbella.com utilizamos cookies, si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.

Cerrar