Abdominoplastia.

La abdominoplastia es la operación consistente en la extirpación del exceso de piel y grasa abdominal y en la corrección de la flaccidez muscular. Esta situación de exceso de piel y relajación de la pared abdominal se suele dar en pacientes que han tenido aumento de peso y pérdida posterior o en mujeres que han tenido varios embarazos. La cirugía del abdomen consigue que este sea más plano y más firme.

Esta cirugía acaba con esos antiestéticos depósitos de grasa que, además de indeseables son inmunes al deporte y todo tipo de dietas. El tejido abdominal, queda laxo y esto puede afectar negativamente la autoestima de las personas al sentirse poco atractivas y no estar a gusto en su propia piel. La abdominoplastia es un buen recurso para terminar con este sufrimiento y hacer realidad el anhelo de un cuerpo apretado, un vientre plano y una figura bien moldeada.

Hay variaciones a la abdominoplastia clásica:

  • Miniabdominoplastia. En los casos donde la flaccidez está limitada sólo a la parte más inferior del abdomen.
  • Abdominoplastia Extendida. En los casos donde el paciente ha presentado pérdidas masivas de peso. En estos casos es necesario atender el exceso de piel y flaccidez de la parte trasera y espalda baja.

La abdominoplastia es una de las intervenciones con fines de belleza que más frecuentemente se realiza. Sin embargo, no podemos obviar que es una cirugía estética seria que debe realizarse siempre por un cirujano experto, con la cualificación y la experiencia necesarias. Es muy frecuente combinar la abdominoplastia con otros procedimientos como la liposucción abdominal o cirugía de mamas o de glúteos.

  • Tiempo quirúrgico

    2 a 4 horas

  • Anestesia

    Local o epidural

  • Hospitalización

    24 horas

  • Recuperación

    14 días

+34 951 404 355

Llámanos y pide tu cita

Indicaciones

Los candidatos ideales para someterse a una abdominoplastia o dermolipectomía abdominal son aquellas mujeres u hombres que tienen una silueta relativamente buena pero que están preocupados por la acumulación de grasa o por el exceso de piel en el abdomen y que no mejora a pesar de la dieta o el ejercicio físico.

Esta cirugía es especialmente útil en mujeres que han tenido varios embarazos, tras los cuales la piel y músculos abdominales se han relajado y no han recuperado su tono inicial. También está indicada esta operación por un descolgamiento abdominal que puede aparecer tras un aumento y una posterior pérdida de peso. La abdominoplastia puede mejorar la elasticidad de la piel en gente mayor, situación frecuentemente asociada a una obesidad moderada.

Aquellos pacientes que deban perder mucho peso deben posponer la cirugía, al igual que las pacientes que pretendan tener futuros embarazos, ya que durante la cirugía se tensan los músculos verticales del abdomen y pueden volver a relajarse en el transcurso de éste.

Antes de la intervención, el cirujano plástico valora el aspecto local del abdomen – acumulo de grasa, estado de la piel y relajación de la musculatura-, así como el estado de salud del paciente. El paciente debe dejar de fumar las tres semanas anteriores y posteriores a la intervención, para evitar problemas de cicatrización.

Intervención

La abdominoplastia se realiza a través de una incisión larga de una cadera a la otra, justo encima del pubis. Se realiza una segunda incisión alrededor del ombligo, para poder separarlo de los tejidos de alrededor.

A continuación, se separa la piel de la pared abdominal hacia arriba hasta alcanzar las costillas, exponiendo los músculos abdominales. Estos músculos son tensados y unidos en la línea media, proporcionando así una pared abdominal firme y una cintura más estrecha. La piel separada es estirada en dirección al pubis y la piel sobrante extirpada; el ombligo se coloca en su nueva posición. Finalmente se realizan las suturas y se coloca un vendaje y un tubo de drenaje temporal para eliminar el exceso de fluidos que pueda acumularse en la zona intervenida.

En la mini-abdominoplastia se emplea una incisión mucho más pequeña, también encima del pubis, no siendo necesaria la incisión alrededor del ombligo, que en algunos casos puede ser descendido al estirar la piel.En esta intervención, la piel se separa solo entre la incisión y el ombligo, se extirpa la piel sobrante y se realizan las suturas.

La intervención de la abdominoplastia suele durar entre 2 y 4 horas, dependiendo de la cantidad de corrección necesaria y la mini-abdominoplastia suele durar entre 1 y 2 horas. La abdominoplastia se lleva a cabo bajo anestesia general o epidural y se realiza en un hospital o clínica acreditada y requiere una hospitalización de 24 horas. Como la incisión se realiza justo encima de la región pubiana, la cicatriz quedará oculta bajo la ropa interior o bañador.

Recuperación

La recuperación tras la abdominoplastia es rápida y el postoperatorio se tolera fácilmente, ya que las molestias ocasionadas por la intervención no son importantes. Durante los primeros días el abdomen suele estar algo inflamado y pueden notarse algunas molestias o dolor que se controla con medicación. Los drenajes se retirarán en 2 ó 3 días y los puntos serán retirados entre 5 y 7 días después de la intervención.

El periodo de hospitalización es de 24 a 48 horas. El paciente deberá llevar una faja especial durante las primeras semanas de postoperatorio, que aliviará las molestias y la natural inflamación abdominal. El reinicio de las actividades normales es a partir de las dos semanas y el paciente podrá empezar a hacer ejercicio físico paulatinamente a partir del primer mes.

Algunas personas vuelven a su trabajo en unas 2 semanas, mientras que otras precisan 3 ó 4 semanas de reposo y recuperación.

La sensibilidad de la zona operada se recupera poco a poco y tarda entre 6 y 12 meses en restaurarse completamente.

La cicatriz después de una abdominoplastia queda oculta por cualquier prenda de ropa interior o de baño. Como en el resto de las operaciones de cirugía estética se recomienda abstenerse de tomar el sol y de realizar ejercicio físico durante algunos meses. Estos cuidados posteriores son decisivos para obtener un buen resultado.

Resultados

El resultado de la abdominoplastia es inmediato, ya que la grasa y la piel sobrante desaparecen durante la propia sesión quirúrgica. Por lo general, el resultado definitivo no se observa hasta pasados 3-4 meses.

Los resultados son muy satisfactorios y permanentes si el paciente mantiene el peso adecuado y realiza ejercicio regular, por lo que es importante mantener un control alimentario razonable y no aumentar de peso con el fin de no alterar los resultados de la intervención.

¿Quién necesita una abdominoplastia?

Los mejores candidatos para este tipo de intervención son aquellas personas que presentan un sobrante de piel y grasa en la región abdominal que no responden a dieta o a ejercicio. Está indicada tanto en hombres como en mujeres aunque es particularmente útil en las mujeres que, a causa de embarazos, tienen dilatación irreversible de la piel y de la musculatura del abdomen.

¿A qué edad es aconsejable operarse?

Como casi todas las intervenciones estéticas, la abdominoplastia puede efectuarse después de la adolescencia. Aunque cabe destacar que es recomendable que las mujeres que deseen tener más hijos en el futuro no se sometan a esta intervención ya que los embarazos pueden hacer perder definición de la zona abdominal.

¿Puede haber riesgos?

En cuanto a riesgos específicos de la abdominoplastia, puede producirse necrosis cutáneas, acumulaciones de líquido entre la piel y la pared abdominal (seromas), una cicatrización anómala, apariencia antiestética del ombligo y un cambio en la sensibilidad de la piel.

¿Quedan cicatrices?

Normalmente, la cicatriz de esta intervención se sitúa en zonas discretas, como el bajo vientre, por lo que no son visibles en bikini o bañador. Hay que tener en cuenta que la cicatrización depende mucho de la calidad de la piel de cada persona y de aspectos externos, como el tabaco, por eso es muy importante dejar de fumar semanas antes de la intervención para facilitar la cicatrización de los tejidos.

¿Es igual que una liposucción?

Ambas intervenciones, liposucción y abdominoplastia, son tipos de cirugía plástica que reforman el abdomen para darle un aspecto más delgado y más liso.

Aunque ambos procedimientos se utilizan para la mejora estética, son muy diferentes. La liposucción solo elimina los depósitos de grasa, mientras que una cirugía estética de abdomen o abdominoplastia elimina la piel sobrante y actúa los músculos dañados que hacen que el estómago sobresalga. Ningún procedimiento se hace para bajar de peso. La liposucción también puede realizarse en otras partes del cuerpo como muslos, caderas, brazos, espalda y cara.

Su cirujano plástico, tras una primera consulta, le dirá cuál es el procedimiento más adecuado en su caso puesto que depende de muchos factores.

¿Qué se consigue con una abdominoplastia?

La abdominoplastia ayuda a recuperar un vientre plano y a delinear la silueta corporal, de manera que el paciente se siente mejor y más seguro con su nueva imagen.

¿Los resultados son definitivos?

En la mayoría de los casos los resultados son definitivos, siempre y cuando se acompañe de una dieta equilibrada y ejercicio periódico.

¿Pueden eliminarse las estrías con la abdominoplastia?

Las estrías situadas en la parte inferior del ombligo si se pueden eliminar con la piel extra retirada en la abdominoplastia.

Pide cita

GALERÍA DE FOTOS

Visita las fotos de Antes y Después de nuestros tratamientos de cirugía corporal

PAGA HASTA EN 12 MESES

Essentia Clinic te ofrece la financiación de tu tratamiento.

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. En clinicaesteticamarbella.com utilizamos cookies, si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. more information

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. En clinicaesteticamarbella.com utilizamos cookies, si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.

Cerrar